MEDIACIÓN

Esc. Graciela Curuchelar: “En la mediación lo más importante es propiciar un ambiente pacífico”

26 Diciembre, 2017

En un mundo signado por los conflictos, la mediación representa una seria alternativa para evitar desencuentros y contiendas, así como también un aporte a la descompresión del sistema judicial.

Recientemente, la Esc. Graciela Curuchelar, participó como representante argentina en el Foro de Mediación que tuviera lugar en la XVII Jornada Notarial Iberoamericana, celebrada en Cancún en noviembre pasado. En aquella oportunidad, la notaria y docente universitaria argentina fue parte de una experiencia académica de enorme valía que contó con la coordinación del reconocido notario mexicano Othon Pérez Fernández del Castillo.

En una entrevista exclusiva, la escribana y experta en mediación, brindó un panorama esclarecedor en torno a la actualidad de la actividad y su concepción de una tarea con raigambre social que cada vez adquiere mayor importancia.

En primer término, sostuvo que si bien en la práctica es frecuente oir que los profesionales del derecho cuentan con habilidades para la mediación e incluso muchos se consideran mediadores natos, lo cierto es que resulta sumamente necesario adicionar capacitación a esa virtud, puesto que la mediación consiste en sistematizar esa habilidades en un proceso determinado, y eso solo es posible mediante un entrenamiento acorde.

Puntualmente sobre la faz educativa y la capacitación, refirió a su incansable tarea como difusora de la mediación, y como parte de ello mencionó su tarea en Mediante, la entidad desde la cual forma mediadores para que ejerzan en todo el país. Cabe recordar que Curuchelar dirige también el centro de mediadores de Morón y allí no solo continúa formándose sino brindando herramientas a otros profesionales para generar lo que ella llama un “ida y vuelta en la promoción de la mediación”.

Consultada por la la mediación como incumbencia notarial, afirmó que si bien es cierto que la función notarial y la mediación se encuentran relacionadas, en algunos casos muy estrechamente, lo cierto es que aun resta tomar conciencia en que mediar es una incumbencia diferencial a la que naturalmente se tiene. Sostuvo que mediar es una función social con características particulares, que constituye una nueva manera de tratar los asuntos, y que su importancia es tan relevante como la del proceso arbitral o judicial.

Ahondando en la naturaleza de la actividad, no dudo en afirmar que la esencia de la mediación radica en que los protagonistas toman sus propias decisiones, y que ese cambio relacional solo tiene lugar en el ambiente de mediación. Dejó como reflexión que, a los efectos de generar ese ambiente, es necesario formarse en la comunicación, la escucha activa, preguntas, parafraseo, etc., todas ellas técnicas harto conocidas, pero especificas de quienes se dedican a mediar.

Por último, en relación a los niveles de cumplimiento de los acuerdos, sostuvo que particularmente suele valorar más la palabra de las partes más que el éxito de los procesos, pues de ese modo es como se logran mejores resultados. Adicionó que las coincidencias no siempre se plasman en acuerdos por escrito, de modo que es menester centrarse en el proceso y no tanto en el resultado, pues ello implica promover un ambiente pacifico.

Comentarios

Comentarios