Europa: proponen un sello para dotar de seguridad jurídica al comercio electrónico

31 Octubre, 2017

La iniciativa presentada en el 4º Congreso de Notarios de Europa tiene por objeto brindar seguridad a los consumidores a través de la exhibición de un certificado de cumplimiento de normas previa constatación de un escribano.

El cuarto congreso comunitario de profesionales del sector notarial que tuvo lugar en la bellísima Santiago de Compostela a principios del mes de octubre, contó con la presencia de aproximadamente 600 escribanos europeos que lejos de mantenerse en su posición tradicional, reafirmaron su función como intermediarios en las relaciones contractuales y debatieron en torno a la importancia de dotar de mayor seguridad jurídica al comercio electrónico que hoy trasunta el mundo digital.

Entre las diversas propuestas y cuestiones abordadas, se destaca la esbozada por el notariado español en tanto propusieron la creación de un sello notarial de conformidad, es decir, que se tiene en miras la certificación de las empresas que venden bienes y servicios por Internet a los efectos de que cumplan con la legislación comunitaria de derechos del consumidor.

Uno de los puntos fuertes planteados al respecto está dado por la falta de confianza de los consumidores respecto de lo que es la contratación online. Hoy en día resulta casi imposible evitar la contratación de servicios o la adquisición de bienes por internet, y la falta de fe del consumidor en el mercado afecta las relaciones comerciales de modo inexorable.

¿En que beneficiaría a los consumidores y las empresas?

Es llamado sello notarial de conformidad tendría en miras evitar conflictos, pues así, se tendrá pleno conocimiento de quien ofrece un bien o servicio cumple de modo avezado con cada una de las disposiciones en la materia.

Por medio de este, los consumidores podrán contar con plena certeza de que la empresa comercializadora cumple con las directivas en torno al derecho de los consumidores que rige en el territorio europeo.

No se pretende con esto suplir la diligencia personal de cada consumidor, y en lo absoluto no se busca generar desidia al momento de la contratación, sin embargo, la seguridad jurídica se ve enormemente fortalecida en tanto sin leer las cláusulas de los contratos, los consumidores puedan estar plenamente seguros de que sus derechos están siendo respetados.

Lorenzo Prats Albentosa, catedrático de la Universidad Autónoma de Barcelona y encargado de hacer la presentación en sociedad de esta innovación, aseguró que esto también beneficiará el entorno de competencia entre las compañías que venden sus productos en Internet.

¿Cómo se implementaría?

En primera instancia debería intervenir un notario, el cual revisaría en profundidad que la compañía que lo requiera cumple con todas y cada una de las normas europeas en torno a los derechos del consumidor.

El notario tendría entonces que enviar a la sede notarial nacional la certificación de cumplimiento de la ley por parte de la empresa, siendo que luego, a raíz de un código único tanto el escribano como la compañía en cuestión podrían obtener el certificado y comenzar a hacer uso del mismo.

El visto bueno de Europa

Aunque la iniciativa expondría los bajos niveles de cumplimiento de la ley por parte de empresas de renombre, y el amplio desconocimiento de los consumidores en torno a los derechos que los asisten, importantes voces han considerado fundamental dar curso a la propuesta.

Peter Bischoff-Everding ,  jefe adjunto de la unidad de Derecho del Consumidor y de Mercado de la Comisión Europea, confirmó que en el viejo continente se está trabajando en medidas legales para mejorar la transparencia a los consumidores y que así se pueda identificar con claridad a las compañías que están detrás de la prestación de servicios en Internet.

Fundamentalmente se ha puesto énfasis en la posibilidad de que en casos catastróficos que implicaron la cancelación masiva de servicios –caso Ryanair- o bien la venta de bienes por medio de publicidades engañosas –caso Volskwagen- los consumidores puedan desenvolverse con facilidad y propiciar el reintegro de su dinero sin necesidad de embarcarse en engorrosas tramitaciones.

Comentarios