Incertidumbre y malestar a causa de la obligatoriedad de medios de pago electrónico

5 Abril, 2018

Distintas instituciones y consejos profesionales se manifestaron en contra de la medida de la AFIP, reclamando reglas claras y dando notoriedad a los costos que implica.

Finalmente llego el día en que, a nivel nacional, los comercios y monotributistas debían contar con medios electrónicos de pago. Sin embargo, como era de esperar, a pesar de que la AFIP comunicó tal exigencia desde hace ya poco menos de un año, una gran masa de comerciantes y profesionales no se encuentran cumpliendo la norma. Esto, sin contar a aquellos que ni siquiera se encontraban anoticiados de tal cuestión.

La obligatoriedad de contar con medios electrónicos para el cobro de bienes y servicios estipulada por la RG3997-E del organismo recaudador no ha sido bien recibida por la mayor parte de los afectados. A grandes rasgos, las quejas se alzan en virtud del importante costo operativo que conlleva la implementación de pasarelas de pago, e incluso la adquisición –cuando no el comodato- de artefactos que permitan la realización de transacciones con tarjeta de débito y crédito.

Cabe aclarar que en el ambito profesional más allá de la incomodidad y la carga en cuanto a gestiones, los argumentos en contra de esta medida adquieren ribetes técnicos dificiles de contrarrestar, no obstante lo cual, ello no parece hacer mella en la determinación del organismo que desde hace escasos días dirige Leandro Cuccioli.

Incertidumbre a la orden del día

La ley 27.253 no dejó las cosas lo suficientemente claras en torno del alcance personal de la obligación de contar con medios de pago electrónico, motivo por el cual mediante circulares se aclaró que estaba alcanzada la venta de productos y servicios a consumidores finales.

Esta comunicación, lejos de evacuar dudas generó una lógica reacción en todos los profesionales universitarios: en virtud de su carácter personal, el servicio prestado no es de carácter masivo. Alegan desde diferentes sectores que los servicios profesionales, en lo absoluto pueden ser comparados con el expendio de productos de consumo masivo.

Reclamos de escribanos y abogados

Al margen de la incertidumbre de los corredores y martilleros, de contadores y demás profesionales, lo cierto es que tanto desde el Colegio de Escribanos de la Ciudad de Buenos como del Colegio de Abogados de la Capital Federal se ha dejado en claro que la medida no es bien recibida.

En declaraciones a medios nacionales, Claudio Caputo, Presidente de la entidad que nuclea a los escribanos de la ciudad capital, afirmó que es un error aplicar cargas al monto bruto de la transacción, al tiempo que sostuvo que el escribano realiza una función pública y es un agente de retención de impuestos.

En profundidad, analizó la situación y no dudó en reafirmar que el notariado acepta pagos por transferencia y eso es un claro ejemplo de contribuir a la transparencia de la economía, así como también se está trabajando en convenios con instituciones financieras para bancarizar la mayor cantidad de operaciones y de obligaciones del escribano.

Por su parte, el presidente del CPACF, Jorge Rizzo, coincidió en que los profesionales no son comerciantes y que no resulta lógico para el pequeño profesional de cualquier carrera, que hace operaciones pequeñas esta nueva implementación.

Altos costos

De acuerdo con recientes relevamientos los costos operativos por transacción ascenderían a un total de hasta $42 por cada $ 1.000 que se cobren, basados en la tasa de comisión de la firma Mercado Pago.

Estos costos llevan a los profesionales a pensar bien cada paso y a tener en cuenta qué medio utilizarán para estar en regla y a la vez no generar una fuga de parte de sus ingresos a causa de la nueva normativa. Si se usa la terinal de pago provista por Mercado Pago, el costo del artefacto es de $299 y el beneficio radica en que no hay costo de alquiler mensual, sin embargo, cada retención es superior al del resto de las empresas que proveen el servicio.

En el caso de Todo Pago, que dispone de dos lectores, Todo Pago mPOS Audio, disponible a $99, y Todo Pago mPOS Bluetooth, a $300, ambos se pueden adquirir en 3 cuotas sin interés y los cargos por operación son similares a los de su competidor.

Para quienes deseen darle mayor formalidad y contar con elementos de cobro más convencionales, Lapos y Posnet, empresas líderes, cuentan con planes de comodato que varían de acuerdo al tiempo de contrato y la cantidad de operaciones que se realice, sin embargo, son más costosos que los dispositivos móviles y además requieren de la implementación de redes que los comercios podrían no tener instaladas.

Entonces…

Ante lo inflexible del organismo recaudador y la falta de información en torno del cumplimiento de la normativa, resulta aconsejable aunque nada grato cumplir preventivamente con la disposición puesto que, en todos los casos será más económico y menos complejo cumplir con lo dispuesto por la AFIP que subsanar posibles irregularidades.

No obstante lo dicho, es fundamental que los colegios e instituciones que rigen el destino de los profesionales trabajen en conjunto para exigir que la medida sea clarificada, así como también que se expongan con contundencia los motivos por los cuales los profesionales además de tributar correspondientemente, deben formar parte de una apertura económica y financiera que en definitiva los perjudica.

Comentarios